La cumbre que protagonizaron Donald Trump y el dictador Kim Jong-un quedará en la historia, sin dudas, por el descongelamiento hecho luego de décadas de tensión entre los Estados Unidos y Corea del Norte. En el encuentro en Singapur, ambos mandatarios firmaron un documento, establecieron cómo será la relación de ahora en más y finalmente disfrutaron de un almuerzo.

Todo según lo establecido detalladamente por las delegaciones de ambos países. Nada podía quedar librado al azar. O casi nada. Trump dejó lugar para una anécdota que llamó la atención del Líder Supremo. Como suele hacer en sus reuniones, el presidente norteamericano se salió brevemente del protocolo y descolocó a Kim Jong-un.

Fue instantes antes de sentarse a la gran mesa que unió a las delegaciones de ambas naciones en Singapur. Antes de sentarse, Trump dejó que los fotógrafos y camarógrafos que eran testigos de la cumbre hicieran su trabajo. Pero no se resistió a realizar una de sus clásicas ocurrencias.

"Muy agradable", se escucha decir a Trump en el inicio del video registrado por los medios. Y continúa: "¿Toman una buena fotografía todos? Para que de esa forma nos veamos lindos, apuestos y delgados y… ¿perfectos?".

En ese momento, el presidente de los Estados Unidos le da pie a la intérprete norcoreana, quien traduce a Kim Jong-un y a sus colaboradores lo dicho por Trump. El dictador asiático mira descolocado a su interlocutor, no entendiendo qué quiso decir. ¿Hablaba en serio el hombre más poderoso del mundo?

MÁS SOBRE ESTE TEMA: