Rihanna fue la primer famosa en hacerse un tatuaje con Keith McCurdy (Instagram The Presence Atelier)
Rihanna fue la primer famosa en hacerse un tatuaje con Keith McCurdy (Instagram The Presence Atelier)

Keith McCurdy es el tatuador de las estrellas. Sus obras de arte están exhibidas en los cuerpos de algunas de las celebridades más prominentes de la actualidad.

McCurdy es el dueño de Bang Bang Tattoo y tiene una lista de clientes famosos entre los que se encuentran artistas como Rihanna, Justin Bieber, Chris Brown, Selena Gomez y Cara Delevingne.

Keith McCurdy, cobra 20 mil dólares por tatuaje
Keith McCurdy, cobra 20 mil dólares por tatuaje

McCurdy reveló en una entrevista con The New York Times cómo arrancó de cero y logró consagrarse como uno de los tatuadores más importantes. El artista que inició ganando menos de USD. 200 dólares por día, hoy cobra 20 mil dólares por pieza y para conseguir una cita en su local hay una larga lista de espera.

Pero, ¿qué tienen de especial los tatuajes de McCurdy para justificar semejante precio?

Cara Delevingne tiene varios tatuajes de Keith McCurdy
Cara Delevingne tiene varios tatuajes de Keith McCurdy

En gran parte se debe a lo que llaman el impuesto por el "factor celebridad": Algunos profesionales como entrenadores personales o dermatólogos pueden duplicar o hasta triplicar sus precios tras recibir publicidad de sus clientes famosos.

Este es el caso de McCurdy quien le debe gran parte de su fama y fortuna a Rihanna. La cantante fue quien lo "descubrió" hace años 11 años cuando ingresó al pequeño local de piercings y tatuajes ubicado en la calle West Fourth Street en Nueva York donde se encontraba trabajando. La estrella quien había ingresado para hacerse un piercing en el pezón, terminó con varias líneas en sánscrito tatuadas sobre su cadera por sugerencia de Keith.

Al poco tiempo, McCurdy salió de gira con Katy Perry quien lo contrató para que la tatúe a ella y a su equipo entre las distintas presentaciones.

Katy Perry con Keith McCurdy (bangbangforever.com)
Katy Perry con Keith McCurdy (bangbangforever.com)

En el 2014 McCurdy abrió Bang Bang y en el 2015 publicó su libro, "Bang Bang: My life in Ink", un libro de memorias compuesto por los testimonios de su famosa clientela.

Pero sus clientes no son el único factor de su éxito, McCurdy ha demostrado ser un talentoso artista con gran capacidad para los negocios.

En una industria sexista, Bang Bang se destaca por tener un plantel de artistas mayoritariamente femenino y de distintas nacionalidades.

Demi Lovato clienta de Bang Bang (bangbangforever.com)
Demi Lovato clienta de Bang Bang (bangbangforever.com)

Eva Karabudak, 32, de Turquía es una de las más requeridas del equipo por su habilidad para recrear en sus tatuajes la más famosas obras de arte de Van Gogh y Klimt. El sueco, Oscar Akermo de 22 años hace tatuajes con tinta negra y gris. Sanghyuk Ko, 37 más conocido como Mr. K es un ex diseñador gráfico proveniente de Korea y su especialidad son los retratos de líneas delgadas que parecen hechos con lápiz sobre la piel.

El mes pasado Bang Bang abrió su segundo local en la calle Grand Street en el barrio de Soho y la renovación del local costó USD. 1 millón.

Rihanna fue quien catapultó a Keith McCurdy a la fama (bangbangforever.com)
Rihanna fue quien catapultó a Keith McCurdy a la fama (bangbangforever.com)

"Esto parece la tienda de Apple", declaró deslumbrada Miley Cyrus cuando visitó el local el sábado pasado para tatuarse la firma de su madre en el brazo y luego decidió también hacerse otro tatuaje en sus genitales.

La historia de vida de McCurdy es digna de su propia película y reflejo del famoso "sueño americano". Creció en Claymont Delaware. Su padre, Vincent Lacava tenía 16 años cuando nació Keith y su madre, Susan McCurdy 17. La pareja se separó al poco tiempo y su padre se fue a estudiar a la universidad mientras que su madre abandonó la escuela secundaria y empezó a trabajar como stripper.

"No fue algo de lo que nos avergonzáramos. Ella era una feminista y con eso pagaba las cuentas", declaró McCurdy de su madre a quien le dedicó su libro.

Miley Cyrus muestra su tatuaje hecho en Bang Bang
Miley Cyrus muestra su tatuaje hecho en Bang Bang

Eventualmente Susan abrió una empresa de limpieza y su hijo la ayudaba en el negocio.

A los 15 años Keith se hizo su primer tatuaje, "El retrato más cursi del logotipo de Superman que jamás hayas visto", así lo describió el tatuador quien luego abandonó sus estudios, se compró una maquina de hacer tatuajes en Internet por USD. 268 y empezó a practicar haciéndole tatuajes a su primo con quien sigue trabajando hasta el día de hoy.

En el 2004 consiguió su primer empleo en un local de tatuajes y menos de un año después se mudó a Nueva York con su padre. En la Gran Manzana empezó a trabajar en un local de tatuajes y piercings llamado Crazy Fantasy y después se cambió a Whatever Tattoo, lugar donde conoció a Rihanna.

Tatuajes de Rihanna
Tatuajes de Rihanna

"Sólo quiero hacer tatuajes divertidos", expresó McCurdy en la entrevista con The New York Times y es precisamente esta filosofía la que lo ha vuelto popular con los famosos ya que lo que muchos quieren es alguien que reproduzca sus ideas.

Rihanna reveló que cuando conoció a McCurdy, una de las cosas que más le llamó la atención fue que él ni sabía quien era ella.

"Recuerdo que pensé, este tipo es un gangster", escribió la cantante en su testimonio para el libro de Keith.

Justin Bieber paga miles de dólares por sus tatuajes (Instagram Justin Bieber)
Justin Bieber paga miles de dólares por sus tatuajes (Instagram Justin Bieber)

Fascinada con un tatuaje de Freddy Krueger que Keith le había hecho al gerente del establecimiento donde se conocieron y con su asesoramiento de dónde colocar su propio mensaje en sánscrito, Rihanna no sólo volvió para atenderse con McCurdy sino que también lo conectó con otras celebridades entre ellas Chris Brown y Ms. Perry.

A lo largo de su carrera McCurdy ha hecho muchos amigos en Hollywood pero también ha cosechado enemigos dentro de su profesión ya que muchos lo critican de "trepador" o de haberse "vendido" y sacrificar su arte a cambio de dinero.

En el 2013 y después de haber trabajado en los más importantes locales de tatuajes de Nueva York, Keith abrió su primer Bang Bang en la calle Clinton Street con la ayuda e inversión de su padre. Pero la relación laboral de padre e hijo fracasó y McCurdy debió alquilarse un pequeño estudio en Brooklyn donde continuó atendiendo a sus famosos clientes.

Con ayuda de su terapeuta y dinero prestado de sus amigos Keith abrió otro local en la calle Broome y empezó a hacerse publicidad en las redes sociales. Subió fotos y selfies a Instagram con todas las celebridades a quienes había tatuado usando el hashtag #MeTattoo y contrató talentosos artistas de distintos países para que formaran parte de su equipo.

Hoy sigue siendo el tatuador preferido por las jóvenes estrellas de Hollywood.

Cara Delevingne muestra el León que le hizo Keith McCurdy (Instagram @banbangNYC)
Cara Delevingne muestra el León que le hizo Keith McCurdy (Instagram @banbangNYC)

Justin Bieber ha gastado hasta USD. 60 mil por sus servicios y pagando una tarifa premium para que McCurdy se traslade hasta dónde sea en el mundo que él se encuentre.

"Usualmente es cosa de último momento", dijo Bieber a The New York Times. "A veces complica las cosas para Bang, pero él siempre hace lo posible para darme prioridad y por eso lo quiero tanto".

MÁS SOBRE ESTE TEMA: