Una profesora en los Estados Unidos ideó una forma original de saludar a cada uno de sus estudiantes de una forma diferente,  un gesto que se convirtió en ritual en las mañanas, al inicio de clase, y en la tarde, cuando finalizan.

Jerusha Willenborg es maestra de tercer grado en una escuela primaria en Kansas, Estados Unidos. La mujer cuenta que comenzó con esto que ella describe como una "tradición" hace unos cuatro años, cuando una de sus estudiantes le pidió que inventaran un saludo especial.

Jerusha Willenborg saluda sus alumnos.
Jerusha Willenborg saluda sus alumnos.

Y así comenzó todo. Ahora cada mañana,  antes de entrar al salón de clase, Wollenborg inicia su ritual con cada uno de sus 20 alumnos, ningún saludo se repite, todos son distintos, lo único que es igual es que cada secuencia la sella con un abrazo. Pero algunos son más elaborados que otros, más complicados: todo depende de la personalidad del estudiante.

Al terminar el día, los saludos se repiten: "Ellos son niños maravillosos, pero tú sabes, son niños. Al final del día, ellos me saludan, no importa si fue un buen o mal día, ellos se van sabiendo que a mí me importan".

Jerusha Willenborg.
Jerusha Willenborg.

A pesar de que los primeros videos que muestran a la maestra y los alumnos datan del 2017, por algún motivo se volvieron a viralizar y varios medios en Estados Unidos publicaron notas sobre Willenborg.

Una de sus estudiantes, Harmoni, dice lo que para ella significan los saludos: "Siento que la señora Willenborg está ahí detrás mío, que me apoya en lo que sea".

MÁS SOBRE ESTE TEMA: